Softflask LifeStraw Peak Series 650 ml

TEST & REVIEW I 3 meses con...

SOFTFLASK LIFESTRAW PEAK SERIES 650 ML

NO SIN MI LIFESTRAW

EN UNO DE LOS VERANOS MÁS SECOS Y CALUROSOS QUE RECORDAMOS, EL SOFTFLASK POTABILIZADOR DE LIFESTRAW SE HA CONVERTIDO EN UN MUST DENTRO DE NUESTRA MOCHILA, TANTO PARA EXCURSIONES DE UN DÍA COMO PARA TRAVESÍAS OVERNIGHT. LA NUEVA VERSIÓN DEL FLEX, ADEMÁS DE CAMBIAR DE NOMBRE, TRAE MÚLTIPLES Y NOTABLES MEJORAS. LA MÁS IMPORTANTE ES QUE FILTRA A UNA VELOCIDAD Y CON UN FACILIDAD ASOMBROSAS.

Texto y fotos: Sergio Fernández Tolosa & Amelia Herrero Becker

El softflask con filtro potabilizador integrado LifeStraw Peak Series Collapsible Squeeze Bottle 650 ml es la nueva versión del LifeStraw Flex que probamos el año pasado y que ya nos encantó porque permite filtrar agua dulce sobre la marcha, ya sea para beberla inmediatamente, para almacenarla en otros recipientes o emplearla para cocinar. Y todo ello sin añadir productos químicos, ni esperar, ni hervirla…

Aunque el modelo predecesor funcionaba muy bien –la verdad es que nos sorprendió que la versión actualizada incluyese tantos cambios–, el nuevo softflask de la gama Peak Series de LifeStraw ha dado varios pasos –y bastante grandes– hacia delante. No es de extrañar que fuese elegido entre los nuevos productos más relevantes del año en la feria ISPO 2022.

NO EXISTE MAYOR LUJO NI PLACER QUE LLEGAR A UN IBÓN, LLENAR EL BIDÓN Y BEBER AGUA FRÍA AL INSTANTE SIN PREOCUPARSE POR LOS MICROORGANISMOS.

MEJORAS SUSTANCIALES

En lo básico, el nuevo softflask de LifeStraw ofrece las mismas prestaciones y funciona con un sistema muy similar al antiguo LifeStraw Flex. Sin embargo, las mejoras son obvias desde el primer filtrado.

En tests anteriores ya explicamos las razones que hacen muy recomendable filtrar el agua de la montaña y las ventajas de este sistema concreto de potabilización. Por ello, en esta ocasión vamos a ir al grano y enumerar directamente cuáles son las diferencias que hemos notado en el nuevo modelo:

· El flujo de agua potabilizada es mucho mayor y sin hacer ningún esfuerzo. De hecho, si pones el softflask boca abajo con el tapón de la boquilla abierto, el agua cae por sí sola. No hace falta ni tan siquiera apretar. Si hacemos presión, el bidón de 650 ml se filtra en menos de 30 segundos.

· El filtro es más pequeño, pero ofrece las mismas prestaciones: protege contra bacterias, parásitos y microplásticos de hasta 0'2 micras de diámetro. Ello ha permitido que sea más compactable y que el peso del conjunto se mantenga muy bajo: 110 gramos (botella incluida).

· El sistema de llenado y cierre ahora es más cómodo y eficiente. El sellado es perfecto. No hace falta enroscar el tapón con todas tus fuerzas para evitar el goteo.

· La boquilla es de un material blando muy agradable en la boca. Tiene tapón de rosca que queda unido al filtro con una pieza que evita que lo perdamos.

· El conjunto de tapón y filtro tiene una pequeña asa que permite asegurarlo con un mosquetón.

· Está disponible en dos tamaños: 650 ml y 1 litro.

· Como en el Flex, el filtro también se puede conectar a una botella de agua o refresco convencional. Igualmente se puede utilizar con una bolsa de agua tipo Camelbak y filtrar por gravedad. Y se puede usar como cañita, sorbiendo directamente de cualquier recipiente, arroyo, etc.

· La botella sigue siendo muy resistente (mucho más que un softflask normal).

· Mantiene la vida útil de la versión anterior: 2.000 litros (si lo usamos cada día, nos durará 2 años a razón de 3 litros diarios).

PRECAUCIONES EN EL LLENADO

· Si sumergimos el bidón en un arroyo o una laguna para llenarlo, es inevitable que se moje por fuera. Antes de empezar a beber o filtrar, es preferible esperar a que se seque, pues las gotas de agua del exterior no han pasado por el filtro.

· Atención al llenar el softflask en ríos con fuerte corriente. Para no perderlo, hay que agarrarlo firmemente, pero si lo estrujamos no se llenará. Lo ideal es meter el dedo pulgar o el índice dentro y hacer pinza, dejando espacio para que entre agua.

A TENER EN CUENTA

· Conviene recordar que los productos de la familia LifeStraw Peak Series están indicados para filtrar agua dulce de ríos, lagos y manantiales de montaña o espacios naturales alejados de aglomeraciones humanas, industrias y explotaciones agrícolas o ganaderas intensivas.

· No sirve para potabilizar aguas residuales (cloacas, etc.).

· Tampoco sirve para filtrar agua marina.

· No es válido para purificar agua contaminada con productos químicos o metales tóxicos, como el mercurio, el níquel o el arsénico.

· No elimina los virus ni nada que mida menos de 0,2 micras.

· Sí detiene el 99'99% de bacterias, como la Escherichia coli, la Salmonella y la Vibrio cholera.

· Sí libera el agua del 99’99% de parásitos y protozoos.

· También depura el 99’99% de los microplásticos.

MANTENIMIENTO

El mantenimiento de los nuevos softflasks de LifeStraw es muy simple. Dentro de la caja hay una jeringa especial que sirve para limpiar el filtro. Este proceso es recomendable o necesario si hemos potabilizado agua turbia o con sedimentos que pueden acabar restando caudal al filtro.

Por otra parte, si vamos a estar un período de tiempo prolongado sin usarlo, lo ideal es limpiarlo y almacenarlo con una solución de agua y sal en el interior del filtro y la botella, tal y como se muestra en este vídeo de cómo funcionan y cómo se mantienen los softflask LifeStraw Peak Series. De esta manera, se evita que se seque la membrana y que aparezca moho.

FICHA
Marca: LifeStraw by Vestergaad.
Modelo: LifeStraw Peak Series 650 ml.
Color: azul o gris oscuro.
Peso: 110 gramos.
Lugar de fabricación: Corea del Sur.
PVP recomendado: 44,95 euros.
Web: eu.lifestraw.com
Distribuidor: Esportiva Aksa

Tu apoyo es importante 🙂
Participa con un comentario, comparte en tus redes sociales o invítanos a un café. Muchas gracias!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *