Ibón de Plan desde Plan

TREKKING I 17 km I 1.100 m+

Ibón de Plan desde Plan

PARAÍSO SIN PEAJES

EL IBÓN DE PLAN ES UNO DE LOS LUGARES MÁS FOTOGRAFIADOS DEL PIRINEO, ADEMÁS DE UNO DE LOS MÁS BELLOS. EN ESTA EXCURSIÓN DE UN DÍA PROPONEMOS VISITAR ESTE HERMOSO SANTUARIO DE LA NATURALEZA PIRENAICA, SUBIENDO Y BAJANDO A PIE DESDE EL PUEBLO DE PLAN.

Texto y fotos: Sergio Fernández Tolosa & Amelia Herrero Becker

Situado a 1.913 metros de altitud y rodeado de las imponentes cumbres calcáreas del macizo del Cotiella, el Ibón de Plan es un lugar de extraordinaria belleza. Conocido también como Basa de la Mora –aunque en algunos carteles este nombre ha sido tachado recientemente–, este lago de montaña de origen glaciar se ha convertido en uno de los rincones más populares de la cordillera. El éxito se debe, en buena parte, al cómodo acceso que utilizan la mayoría de visitantes, que suben en coche, previo pago de un módico peaje, por la pista forestal que va desde Saravillo hasta el aparcamiento del refugio de Labasar, que dista sólo 15 minutos a pie de esta maravilla de la naturaleza.

Nosotros hemos preferido tomar la ruta que parte del pueblo de Plan. Se trata de seguir el itinerario señalizado PR HU-87, que da toda la vuelta a la Peña del Mediodía. De todas las posibles, es sin duda la opción más exigente, pero también la más solitaria y la que nos aportará más emociones.

LOS CIENTÍFICOS ALERTAN: EL IBÓN DE PLAN ES UN ECOSISTEMA SENSIBLE, SUFRE MASIFICACIÓN EN VERANO Y CONSIDERAN QUE DEBERÍA SER UN ESPACIO PROTEGIDO Y REGULADO.

RECORRIDO

17 km

Excursión a pie, de ida y vuelta, al Ibón de Plan desde el pueblo de Plan, siguiendo el itinerario señalizado PR HU-87, siempre por senda bien marcada, por la cara norte de la montaña y a la sombra de frondosos bosques.

DESNIVEL

1.100 m+

Tras un inicio de 2 km por pista prácticamente llana que ayuda a calentar la musculatura, la senda gana altura de forma contundente, acumulando casi todo el desnivel en apenas 5 km.

DIFICULTAD

3/5

Aunque no hay zonas expuestas, la ruta se desarrolla por terreno húmedo, con raíces y piedras, y hay que cruzar dos veces el arroyo de desagüe del ibón. Los bastones pueden ser de gran ayuda.

ATRACTIVOS

☆ ☆ ☆

El ambiente sombrío del bosque, las praderas soleadas a orillas del lago, el reflejo de las montañas nevadas sobre su superficie, las tentadoras pero imponentes cumbres vecinas, las flores, las plantas rupícolas...

EL CAMINO MÁS DIRECTO

La ruta comienza en la Oficina de Turismo de Plan, situada a la entrada del pueblo. Después de llenar las cantimploras en la fuente que hay detrás del edificio, partimos en dirección a la pista que sube al Puerto de Saúnc. Nada más cruzar el río Cinqueta, a la altura de la piscina municipal, nos desviamos por el camino que parte a la derecha y sigue el curso fluvial.

Tras algo más de 2 km de camino junto al río, aparece a mano izquierda el sendero que trepa por el bosque hasta el Ibón de Plan. No tiene pérdida, pues está perfectamente señalizado con señales blancas y amarillas. Eso sí, ofrece pocos descansos, por lo que la subida invita a tomarse algún que otro respiro facultativo, y en dos ocasiones hay que cruzar el barranco que desagua desde el ibón, pero sin dificultad.

La parte final, tras superar una zona de verticales paredes y cruzar el arroyo por segunda vez, es la más exigente. No hay prisa. Pasito a pasito, una planta desconocida por aquí, otra flor por allá, qué bonito es el canto de los pájaros, qué murallones tan impresionantes… y después de un par de horas de sano ejercicio ya estamos arriba. Una vez nos encontramos con el GR-15, que viene de Saravillo, la pendiente se desvanece y nos adentramos en una zona cárstica espectacular.

ESCUCHAR EL SILENCIO

Pocos minutos después, al final de una extensa pradera, aparece el ibón enmarcado en una postal de ensueño. Cumbres rocosas sobrecogedoras, neveros, canchales hiperinclinados y paredones imposibles lo rodean, creando un circo colosal de apariencia irreal.

El paraje invita a sentarse y contemplar. Pasear por la senda que circunvala el lago. Descansar, leer y perpetuar el silencio que reina aquí cuando nadie está aquí, ni siquiera nosotros. También toca acallar la tentadora llamada de las cumbres cercanas, como Peña del Mediodía (2.468 m), Peña las Once (2.658 m) o Peña las Diez (2.568 m), y otras menos accesibles, como Punta de Armeña (2.822 m), también conocida como Pico de las Bruixas. Pero eso será en otra ocasión.

EL PAISAJE INVITA A SENTARSE Y CONTEMPLAR. PASEAR POR LA SENDA QUE CIRCUNVALA EL LAGO. DESCANSAR, LEER Y PERTETUAR EL SILENCIO QUE REINA EN ESTE LUGAR CUANDO NADIE ESTÁ AQUÍ, NI SIQUIERA NOSOTROS.

GALERÍA

si te ha gustado, compártelo :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *