TransCatalunya bikepacking

BIKEPACKING I 200 km I 3.800 m+

TransCatalunya modo overnight

SIN BILLETE DE VUELTA

UNA ESCAPADA FUGAZ CUYO ÚNICO FIN ERA REGRESAR AL PUNTO DE ORIGEN DANDO PEDALES Y PASANDO LA NOCHE FUERA. ASÍ NOS PLANTEAMOS NUESTRA TRANSCATALUNYA BIKEPACKER, VIAJANDO LIGEROS PERO SIN PRISA, DESDE LA CERDANYA, EN EL PIRINEO, HASTA LA CIUDAD DE BARCELONA.

Texto y fotos: Sergio Fernández Tolosa & Amelia Herrero Becker

Hay aventuras que te rondan la cabeza durante toda la vida y nunca llegan a ver la luz, ya sea por lejanía, falta de tiempo o porque son, sencillamente, quimeras imposibles. Y hay otras que aguardan a la vuelta de la esquina durante años precisamente porque están tan a mano que uno cree, confiado, que siempre permanecerán ahí. Para quien vive en la ciudad de Barcelona y sueña con escapar del ruido y el hormigón, la clasiquísima TransCatalunya, creada por la tienda Probike de Barcelona hace casi dos décadas, es una suculenta tentación de 200 km que demanda muy poco tiempo y ofrece mucho a cambio.

VOLVER DEL PIRINEO

La escapada empieza de madrugada, un día cualquiera, en el centro de Barcelona. Si es fin de semana, el andén de la estación de la Renfe estará tomado por zombis que regresan al hogar tras una noche más de desenfreno. Nuestra fiesta es algo distinta y comienza unas tres horas más tarde, cuando el tren regional asoma al otro lado del largo túnel de la Collada de Toses. En el apeadero medio abandonado de Urtx-Alp damos las primeras pedaladas. El cerebro se resiente del madrugón. Un café en el pueblo e iniciamos la larga ascensión al Coll de Pal bajo un cielo tomado por amenazantes nubes.

AQUELLA RUTA DE FIN DE SEMANA CON REGUSTO DE HUIDA NOS DESCUBRIÓ QUE LAS MONTAÑAS, LOS BOSQUES Y LOS RÍOS NO VIVEN TAN LEJOS COMO ALGUNOS PIENSAN.

RECORRIDO

200 km

Itinerario de filosofía bikepacker inspirado en la tradicional travesía organizada por la tienda Probike, entre La Molina y la Ciudad Condal, con la diferencia de que nuestra aventura comienza un poco más allá, en la estación de tren de Urtx-Alp.

DESNIVEL

3.800 m+

Los desniveles importantes se concentran en la primera parte del recorrido, especialmente al cruzar la sierra de Moixeró por el Coll de Pal y superar el Coll d'Ardericó en el Catllaràs. Reservad algo para el final, donde aguarda el Coll d'Erola.

DIFICULTAD

3/5

A nivel técnico carece de dificultad. Se desarrolla siempre por pistas y caminos en buen estado, con algunos enlaces por carreteras locales sin tráfico. La única bajada un poco complicada es la de La Pobla de Lillet, por la fuerte pendiente.

ATRACTIVOS

☆ ☆ ☆

Empezar a pedalear en el Pirineo, cruzar la sierra de Moixeró, rodar por los bosques del Catllaràs, surcar el espacio protegido de la Riera de Merlès, llegar al área metropolitana y tomar conciencia de que la naturaleza, por fortuna, no está tan lejos...

BOSQUES ENCANTADOS

Tras superar el Coll de Pal, el primer descenso nos lleva rápidamente hasta orillas del río Llobregat, que aquí, en mitad del Pirineo, brinca cristalino bajo el puente medieval de La Pobla de Lillet. Es buen momento para reavituallarse antes de continuar pedaleando, otra vez cuesta arriba, para perder la noción del tiempo atravesando los bosques encantados de El Catllaràs.

Tras topar con el solitario refugio de Ardericó, una nueva subida nos eleva hasta la Serra de Frajabranca. Siempre por la densa espesura, pasamos sigilosamente frente a la ermita de la Mare de Déu dels Oms, para seguir perdiendo altura en dirección a la riera de Merlès. Los siguientes kilómetros surcamos el espacio natural protegido de ribera, primero por una pista rodadora y después por una estrecha y sinuosa carretera asfaltada en la que avanzamos a placer, hasta encontrar un lugar apacible donde pasar la noche.

SUEÑOS HÚMEDOS

Tal y como se preveía, el vivac acaba siendo bajo la lluvia. Por suerte, desayunamos optimistas bajo el sol del amanecer, que enseguida empieza a secarlo todo. Muy pronto volvemos a pedalear, cuesta arriba y cuesta abajo, enlazando pistas y carreterillas que descubren un pasillo natural por los montes que separan Avinyó, Balsareny, Navàs y Sallent.

A lo largo de la mañana hacemos escala en Artés y Monistrol de Calders, aunque apenas paramos a rellenar los bidones, ávidos aún de entornos silvestres. El sol se cuela entre las copas de los pinos y la silueta omnipresente de Montserrat recorta el horizonte sobre campos de trigo dorados.

NADA MÁS ACOSTARNOS, LA OPORTUNÍSIMA LLUVIA NOS OBLIGA A EMBUTIRNOS EN LAS FUNDAS DE VIVAC HASTA EL AMANECER.

LA MÍTICA TRANSCATALUNYA

El origen de esta aventura hay que buscarlo más allá de los archivos de Google. Sobre la TransCatalunya, el sabelotodo ofrece un buen número de referencias, pero todas apuntan a la travesía lineal que nació en el año 2000 de la prolífica mente de Pere Cahué, miembro fundador de Probike.

Sin embargo, los más veteranos recordarán que la TransCatalunya de Probike se había celebrado ya al menos en una ocasión bajo otro formato: un maratoniano circuito con origen y final en la ciudad condal, y que sumaba más de 300 km. Estamos hablando de la era de los rutómetros de papel, los cuentakilómetros de imán y los rudimentarios faros a pilas que alumbraban apenas cinco metros frente al manillar.

Pese al tiempo transcurrido, de aquel fin de semana guardo intensos recuerdos, pedaleando de día y de noche, durmiendo unas pocas horas en la segunda casa de colonias y sintiendo, en todo momento, que la organización se volcaba en todos los participantes, velando por nosotros, especialmente los que apurábamos los horarios, llegando a los controles en plena oscuridad, en una época en que nadie llevaba teléfono móvil, ni mucho menos balizas de posicionamiento. Realmente, sería fantástico recuperar alguna crónica de aquella travesía que sólo un biker, si no recuerdo mal, fue capaz de completar en menos de un día.

HABLAMOS DE LA ERA DE LOS RUTÓMETROS DE PAPEL, LOS CUENTAKILÓMETROS DE IMÁN Y LOS FAROS QUE ALUMBRABAN APENAS CINCO METROS FRENTE AL MANILLAR DE LA BICICLETA.

EDÉN ENTRE EL CEMENTO

Poco más allá de Sant Llorenç Savall, la civilización empieza a hacerse notar, con sus sonidos monocordes, sus aromas sintéticos, sus rectas formas y sus colores postizos. La ruta la esquiva en la medida de lo posible, escurriéndose por espacios rebeldes, supervivientes o reconquistados al amordazante hormigón. Rieras, corredores y carriles se abren paso disimuladamente entre impúdicas carreteras, pasos elevados, cinturones, cables, viaductos, polígonos...

A partir de Sabadell, el río Ripoll se convierte en eje vital y pasillo de recreo de los que necesitan ese mínimo contacto con la naturaleza en mitad de la vorágine artificial. Fluimos a su vera, con la mirada alejada de lo que nos rodea, fingiendo no ver, no oír, no oler, hasta que entramos en el parque natural de Collserola, el último edén de los que viven en el área metropolitana. Este pequeño paraíso en el que tantas horas hemos respirado nuevas vidas y soñado con bosques lejanos y cielos estrellados. Es hora de enfilar la subida final, una vez más. La diferencia es que esta vez venimos de lejos. O quizá de no tan lejos.

COLLSEROLA, ESTE PEQUEÑO PARAÍSO EN EL QUE TANTAS HORAS HEMOS RESPIRADO NUEVAS VIDAS Y SOÑADO CON BOSQUES LEJANOS Y CIELOS ESTRELLADOS.

12 Responses

  1. Jose
    | Responder

    Hola.

    Se ve genial la ruta. Tengo intención de seguirla este finde haciendo vivac.

    Podrías decirme donde dormisteis?

    Gracias

    Jose

    • conunparderuedas
      | Responder

      hola Jose, pues en esta ocasión no elegimos muy bien, la verdad, se nos hizo de noche y no encontramos un buen sitio, y para colmo al poco rato se puso a llover y no paró hasta la hora del desayuno, luego solazo el resto del día… lo siento pero no te puedo ayudar
      espero que disfrutes de la ruta, llena los bidones siempre que puedas que el calor aprieta!!!
      un saludo!
      sergio

  2. Alex
    | Responder

    Hola! Estic pensant a fer aquesta ruta quan comenci el bon temps, però amb tenda de campanya dins d’una bossa de manillar. Vosaltres com ho veieu? De cara a l’estiu m’agradaria fer la transpirenaica, també amb tenda, i per agafar-li el rollo i anar entrenant tinc pensat fer la Transcatalunya aj amb tenda. Per quin motiu veu decidir fer vivac i no anar amb tenda (a part del pes)? MOltíssimes gràcies per llegir el comentari, de debò que els vostres blogs són súepr inspiradors i útils! Una abraçada.
    Alex

    • conunparderuedas
      | Responder

      hola Alex, la ruta es pot fer amb tenda, evidentment, tindràs més protecció en cas de pluja, fred i altres elements o circumstàncies, com insectes, paparres, etc.
      ens sembla una molt bona idea dur una tenda lleugera
      fer vivac sense portar tenda és sempre una mica menys confortable, però estalvies uns grams durant les etapes
      en qualsevol cas, el que fem sempre és muntar el campament en llocs tranquils, discrets i remots, quan està a punt de fer-se fosc i marxar a primeríssima hora, deixant-ho tot sempre igual de net que quan hem arribat: cap paper, cap residu ha de quedar en aquell lloc, per molt biodegradable que ens sembli
      que vagin molt bé les rutes!!!

  3. Rafael Vallbona
    | Responder

    Hola,
    jo vaig córrer una TransCatalunya en dues etapes amb un bucle a la casa de colònies de Sta. Mª de Palautordera. Devia ser cap a 1997. Vaig aconeguir acabar la primera etapa i, en passar de nou pel punt de sortida, la temptació de deixar-ho va ser superior a les forces. Va ser demolidor.
    Després també vaig participar a dues TransCat lineals, de la Molina al Tibidabo.
    Si voleu una croniqueta d’aquella inacabable jornada al damunt de la meva Speicialized Stumpjumper rígida, ja ho sabeu

    • conunparderuedas
      | Responder

      hola Rafael, quins temps i quines bicicletes!!! jo crec que vaig participar a la primera Transcatalunya amb una Marin Pine Mountain de cromoly molt xula, també vaig acabar trinxat, em sembla que vaig dormir a la segona casa de colònies, recordo que hi havia gent que tenia molt de nivell però el tema del rutòmetre i pedalar de nit amb els frontals de pila de petaca era molt divertit 🙂 en Pere (organitzador), quan va arribar la matinada, va començar a preocupar-se
      sobre les cròniques, pots comentar i aportar experiències sempre que vulguis per aquí
      disculpa que no haguem contestat abans però el teu missatge havia quedat en una carpeta d’spam 🙁
      ens veiem als camins!!!

  4. Robert Singlespeed
    | Responder

    Lujazo de ruta, gracias por vuestro aporte, esperamos realizarla este verano si todo vuelve a la normalidad, un abrazo!

    • conunparderuedas
      | Responder

      muchas gracias Robert Singlespeed
      esperamos que la hayas podido disfrutar
      un saludo!
      sergio

  5. albert
    | Responder

    Hola Sergio:

    ¿ Esta ruta se podría hacer con neumáticos 700×32 como los schwalbe marathon o aconsejas una cubierta más mtb? Me la apunto para hacerla en la próxima primavera. Gracias anticipadas.

    Albert.

    • conunparderuedas
      | Responder

      hola Albert
      yo creo que poderse se puede hacer, pero un poco más de balón y taco te iría bien, sobre todo para la bajada por el camino del Coll de Pal a La Pobla de Lillet, quizá puedas introducir pequeñas variaciones, como pasar por la Creueta o bajar el Coll de Pal por la carretera hasta Guardiola de Berguedà, donde ya podrás enlazar con la Pobla de Lillet
      de todos modos, seguramente ya sabes que cuando aparecen piedras, los neumáticos de menos de 40 mm suelen obligar a bajar el ritmo
      aunque se podría hacer, la ruta creo que es mejor con neumático más ancho, pero cada ciclista es un mundo 🙂
      muchas gracias por tu comentario, espero que hayas disfrutado la ruta
      un saludo
      sergio

  6. martinezcazorla
    | Responder

    Cómo me gusta leeros y «viajar» con vosotros. Un saludo

    • conunparderuedas
      | Responder

      muchas gracias martinezcazorla
      mensajes como el tuyo nos motivan a seguir escribiendo y contando nuestros paseos
      un saludo!
      sergio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.