Ibones de Panticosa & Garmo Negro

TREKKING I VALLE DE TENA - BAÑOS DE PANTICOSA

Ibones Azules / Ibones de Bramatuero, Labaza y Serrato / Garmo Negro (3.065 m) / Ibón Inferior de Brazato

IBONES A GOGÓ

EN PLENO CORAZÓN DEL PIRINEO DE HUESCA, EL BALNEARIO DE PANTICOSA ES LA PUERTA DE ENTRADA A UN PEQUEÑO GRAN PARAÍSO. HAY QUIEN VIENE A TOMAR LAS AGUAS. OTROS, A ESCALAR. OTROS, A PESCAR. NOSOTROS ACUDIMOS PARA RECORRER LOS SENDEROS QUE CONECTAN UNA ESPLÉNDIDA COLECCIÓN DE IBONES E INTENTAR CORONAR LA CUMBRE DEL GARMO NEGRO, UN TRESMIL TEÓRICAMENTE FÁCIL QUE RESULTÓ TENER MÁS GARRA DE LA PREVISTA.

Texto y fotos: Sergio Fernández Tolosa & Amelia Herrero Becker

Dicen que los romanos ya conocían los manantiales termales de Panticosa. Tras más de mil años sin que nadie hablara de ellos, sus aguas volvieron a ser noticia y llegó un día, durante el apogeo del termalismo en el siglo XIX, en que este remoto enclave de alta montaña ofrecía más plazas de alojamiento turístico que ciudades como Santander o San Sebastián. Eran tiempos de diligencias –desde Madrid se tardaba una semana en llegar al balneario–, pero también de lujosos salones, casinos y visitantes ilustres. Luego sobrevino la decadencia y de aquella villa termal hoy apenas quedan edificios en ruinas junto a un moderno complejo residencial de cuyas polémicas obras aquí no nos vamos a ocupar, pues a nosotros lo que nos interesa es lo que aguarda más arriba del cemento, el asfalto y el hormigón.

TRES EXCURSIONES Y UNA ASCENSIÓN

En este post planteamos cuatro rutas de distinta dificultad y duración. Tres de ellas son excursiones de senderismo que permiten visitar un sinnúmero de ibones, cada cual más hermoso, siempre rodeados de un espectacular paisaje granítico moldeado por antiguos glaciares. La cuarta es la ascensión por la vía normal al Garmo Negro (3.065 m), la cumbre más prominente, accesible y panorámica del macizo de Panticosa.

DURANTE EL SIGLO XIX, EN LA ERA DORADA DEL TERMALISMO, EN BAÑOS DE PANTICOSA HABÍA MÁS PLAZAS HOTELERAS QUE EN CIUDADES COMO SANTANDER O SAN SEBASTIÁN.

IBONES AZULES

16 KM / 900 M+ / 6 h >> TRACK PARA GPS

Una de las excursiones más populares y concurridas desde el Balneario de Panticosa es la de los Ibones Azules. Para llegar hasta ellos hay que subir primero hasta los embalses de Bachimaña, donde el valle se abre y aparece un escenario inmenso salpicado de neveros y coronado por esbeltas pirámides de roca.

La ascensión resulta verdaderamente entretenida. Un camino de herradura de fuerte pendiente nos obliga a ganar altura rápidamente. Se trata del mismo camino que los habitantes de ambas vertientes del Pirineo utilizaban para ir de Panticosa a Cauterets. Así trajinaban y comerciaban a través del Puerto de Panticosa, también conocido como Col de Marcadou, que en gascón significa lugar de mercado.

Al principio, la senda se encarama a través del bosque, zigzagueando cerca del rugiente río Caldarés. Cada pocos metros, nos regala una bonita cascada, como la del Pino, nada más empezar la caminata, o la del Fraile, ya muy cerca de la primera presa de Bachimaña.

Siempre siguiendo las señales del GR-11, alcanzamos el embalse, ya a 2.200 metros de altitud. El refugio guardado de los Ibones de Bachimaña, construido en 2012, queda justo al otro lado de la presa, donde también hay un helipuerto.

La ruta continúa por la orilla oeste del lago, a los pies de los Picos de Bachimaña. Tras una breve bajada, llegamos a una zona casi siempre inundada que desemboca en un cruce de caminos. A la izquierda, subimos ya a los Ibones Azules, que nos aguardan bajo los imponentes Picos del Infierno. A la derecha, una huella menos marcada se dirige hacia el Circo de Bramatuero y sus ibones, siguiendo la segunda ruta de este post.

Una vez en los Ibones Azules, hay quien continúa subiendo un poco más para asomarse desde el Cuello del Infierno y disfrutar de las vistas del Ibón de Tebarray. Nuestro track esta vez se limita a regresar tranquilamente por el mismo camino hasta el balneario. En otra ocasión, quizá nos animemos a seguir subiendo hacia las afiladas cumbres de Los Infiernos, Arnales o Pondiellos.

IBONES DE BRAMATUERO, LABAZA Y SERRATO

19 KM / 1.400 M+ / 10 h >> TRACK PARA GPS

La siguiente ruta es una ampliación –y complicación– de la anterior que nos va a conducir hasta el circo y los ibones de Bramatuero, de Labaza y de Serrato a través de un paraje más remoto, exigente y solitario. Este itinerario circular de alta montaña combina tramos de sendero marcado con sectores que obligan a avanzar por caos de rocas durante largos períodos de tiempo, especialmente entre los ibones de Bramatuero Alto y Labaza, a los pies de los Dientes de los Batanes.

El track comienza frente al refugio Casa de Piedra y es común al de la ruta de los Ibones Azules hasta la orilla noroeste del embalse de Bachimaña Alto, donde dejamos la senda más pisada –el GR-11– y ponemos rumbo al este. Enseguida encontramos el desvío al Col de Marcadou, que obviaremos para continuar recto. A la derecha, cerca de la orilla norte del Bachimaña Alto, asoma un pequeño y tentador refugio libre.

Después, una senda cómoda nos conduce hacia los ibones de Bramatuero Bajo primero y Bramatuero Alto después (aunque conservan el nombre de ibón, también tienen presa). En este último hay una caseta de Acciona en la que se ha habilitado una pequeña habitación como refugio de emergencia.

A partir de este punto, la ruta se complica, tanto a nivel de firme como de orientación. Caminamos buscando hitos a través de zonas de grandes moles graníticas. El “sendero” normal se dirige hacia el Collado de Letrero. Nosotros optamos por torcer a la derecha y, siguiendo el mapa –en este tramo no hay hitos–, ganar altura hasta el paso que hay bajo los Dientes de los Batanes, donde volvemos a ver hitos y marcas de pintura tipo GR pero de color blanco y negro.

Este es sin duda el tramo más duro e incierto del itinerario. Si se prefiere, existe la posibilidad de continuar hasta el Collado de Letrero, bajar a los Ibones de los Batanes y conectar con el GR-11 a orillas del Ara, volviendo a Baños de Panticosa por el Cuello Alto del Brazato. Aunque tenga más desnivel y kilómetros, seguramente sea más cómodo.

Nuestro descenso es por un inmenso caos de rocas, lo que lo hace un poco lento y pesado, la verdad. Para compensar, el maremágnum de piedras desemboca en los Ibones de Labaza, que son una auténtica maravilla. Después de un merecido baño, reemprendemos la marcha hacia el balneario pasando por los Ibones del Serrato.

La senda de bajada está marcada con hitos, pero en algunos tramos hay que prestar atención para no salirse de la huella. Al conectar con el GR-11, que viene de Bujaruelo, toda duda se disipa y llegamos en un santiamén al aparcamiento de Baños de Panticosa. En la parte final de la excursión, pese al cansancio, las vistas del Garmo Negro, Algas y Argualas son espléndidas. Una auténtica provocación.

ES UNA EXCURSIÓN POR TERRENOS SOLITARIOS, ESPECIALMENTE INDICADA PARA QUIEN ANHELA UNAS CUANTAS HORAS DE AISLAMIENTO Y AVENTURA.

ASCENSIÓN AL GARMO NEGRO

12 KM / 1.400 M+ / 8 h >> TRACK PARA GPS

Una de las ascensiones más populares del macizo de Panticosa es la que corona el Garmo Negro. Su cima alargada y quebradiza se eleva 3.065 metros sobre el nivel del mar, convirtiéndose en un balcón privilegiado para observar buena parte de las montañas y valles vecinos.

Nuestra historia personal con el Garmo Negro se divide en dos episodios muy distintos. El primero tuvo lugar una mañana de agosto de 2021. Aunque subíamos a muy buen ritmo, en la última parte de la ascensión tomamos la decisión de dar media vuelta y refugiarnos en el Ibón de los Arnales, muy solitario y tranquilo pues queda algo apartado de la ruta. La causa de la retirada fue la oleada de gente que iba en busca de la cumbre de “uno de los tresmiles fáciles del Pirineo”. Estamos seguros de que no fuimos los únicos que aquel día pensamos: “Demasiada gente, demasiadas piedras”.

El segundo capítulo fue un jueves de la primavera de 2022. En esta ocasión, la montaña fue para nosotros tres.

Lo primero que debemos decir es que el Garmo Negro no nos pareció una montaña difícil, pero tampoco creemos que sea una cima fácil. Hay un desnivel considerable, el camino requiere calzado adecuado, bastones y saber caminar por terreno irregular. Hay sectores de bloques, caos de rocas y pendientes muy pronunciadas y resbaladizas, especialmente en el último tramo, el que va desde el Collado Argualas hasta la cima, que además forma una arista que sorprenderá a más de uno. En las últimas rampas, el paso de cientos, miles de personas, ha ido erosionando la inclinada ladera, creando distintas huellas, cada cual más desintegrada y movediza.

Una vez en la parte alta, las vistas, sin embargo, son de órdago. La calima creada por la ola de calor de estos días no ayuda ni a la cámara ni a las retinas, pero la inmensidad del espacio y la perspectiva dan rienda suelta a la imaginación y las emociones. El Midi d’Ossau se eleva como un colmillo sobre el horizonte. Los Picos del Infierno y su Marmolera protagonizan la escena, con los Ibones de Pondiellos medio helados todavía. Detrás se alzan las torres del Balaitús y al otro lado la silueta todavía sombría, a contraluz, del Vignemale. Desde la propia cumbre, el balneario se observa muy, muy abajo.

Aunque también se hace largo, el descenso es sin duda más divertido. Sobre todo en la zona de los neveros, donde la nieve pastosa del mediodía primaveral invita a esquiar sobre las posaderas. Mientras, las marmotas nos observan con atención desde sus atalayas.

La excursión completa nos llevó algo menos de 8 horas. En esta ocasión hicimos pocas paradas y breves, pues la previsión meteorológica advertía de una tormenta vespertina que al final no quedó en nada.

EL PASO DE CIENTOS, MILES DE PERSONAS, HA IDO EROSIONANDO LA INCLINADA LADERA, CREANDO DISTINTAS HUELLAS, CADA CUAL MÁS DESINTEGRADA Y MOVEDIZA.

IBÓN INFERIOR DE BRAZATO

11 KM / 650 M+ / 3 h 30 min >> TRACK PARA GPS

Después del tute del Garmo Negro, para el último día planteamos una excursión tranquila, a la vez que panorámica, por una de las sendas más bonitas y asequibles del entorno de Baños de Panticosa.

Desde el aparcamiento del balneario, un sendero cómodo nos permite ganar en menos de 2 horas los 650 metros de desnivel que nos separan del Ibón Inferior de Brazato.

Tras 4 km por el GR-11, ya a 2.180 metros de altitud, veremos un cartel amarillo de Senderos Turísticos de Aragón en el que se ha añadido, escrito a mano, el texto “30 mts IBÓN BRAZATO BAJO” acompañado de una flecha. Después del desvío, el idílico sendero está menos pisado, pero hay hitos de piedras que señalan el rumbo correcto. Unos 20 minutos después, llegamos al ibón, un pequeño oasis rodeado de grandes monolitos y pequeñas playas herbosas que invitan a tumbarse a escuchar el silencio.

GUÍA PRÁCTICA

ÉPOCA IDEAL El final de la primavera y el principio del verano es el período más adecuado para realizar estas excursiones sin nieve. Al ser un destino fácilmente accesible –y muy popular–, lo más recomendable es realizar la visita entre semana o fuera de temporada alta.

ORIENTACIÓN Nosotros hemos utilizado el mapa Valle de Tena. Sierra de Tendeñera. Peña Telera, escala 1:40.000, de la Editorial Alpina.

AGUA Podemos llenar las cantimploras en la fuente pública junto a la tienda de souvenirs del balneario. El resto del día es fácil encontrar arroyos e ibones. Nosotros filtramos el agua con un softflask con filtro purificador LifeStraw Flex.

DORMIR Hay diversas opciones de alojamiento en el mismo punto de inicio y final de las rutas: el refugio de montaña Casa de Piedra, el hotel Balneario de Panticosa o el área de autocaravanas que hay junto a las instalaciones de la antigua embotelladora de agua.

CÓMO LLEGAR Las rutas comienzan y acaban en el Balneario de Panticosa, a 1.640 metros de altitud y a 8 km del pueblo de Panticosa, en el Valle de Tena, dentro de la comarca oscense del Alto Gállego.

ENCANTARÁN… A excursionistas con predilección por los lagos de alta montaña y los paisajes graníticos.

CONTRAINDICADAS PARA… Montañeros que prefieren evitar, aunque sea sólo en el punto de inicio de la excursión, la extraña visión de mastodónticas edificaciones turísticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.