Ortlieb Atrack 35

Test de la mochila Ortlieb Atrack 35

TEST & REVIEW I 3 MESES con...

ORTLIEB ATRACK 35

ANFIBIA Y TODOTERRENO

APOSTAR POR UNA MOCHILA QUE AÚNA CUALIDADES COMO LA IMPERMEABILIDAD TOTAL CON LA POSIBILIDAD DE MANTENER EL CONTENIDO PERFECTAMENTE ORGANIZADO COMO EN UNA MALETA TIENE SUS ATRACTIVOS, PERO TAMBIÉN SUS RIESGOS. LA PRESTIGIOSA MARCA ALEMANA ORTLIEB HA DADO EL GRAN PASO Y, PENSANDO EN LOS VIAJEROS TODOTERRENO DEL SIGLO XXI, LE HA PUESTO A SUS ATRACK LA CREMALLERA EN LA ESPALDA. TRAS UN VERANO CON EL MODELO DE 35 LITROS, ESTE ES NUESTRO ANÁLISIS.

Texto y fotos: Sergio Fernández Tolosa & Amelia Herrero Becker

Vivimos en la era de la especialización. De una prenda para cada deporte. De un calzado para cada tipo de terreno incluso dentro de la misma disciplina. De una bici para cada tipo de ruta. De una mochila para las excursiones de un día, de medio día, de una semana…

La Ortlieb Atrack va un paso más allá y se presenta como la mochila impermeable que sirve para todo. Por supuesto, tal y como le ocurre al mejor decatleta del mundo, no ganará la final olímpica de los 100 metros lisos ni la de salto de altura, pero se defiende con solvencia y sin complejos en todos los terrenos, ya sea caminando bajo la lluvia de Islandia, atada a la proa de un paddle surf o como compañera de viaje en un Interrail.

PRIMERAS IMPRESIONES

Como con todas las creaciones de Ortlieb, al observar de cerca la Atrack tenemos la sensación de estar frente a un producto de altísima calidad, con unos acabados perfectos, fruto del empeño por cuidar todos los detalles, desde el diseño hasta la confección. En el caso de la Atrack, sin embargo, uno tiene además el presentimiento de estar delante de una mochila que rompe esquemas.

· CON LA CREMALLERA A LA ESPALDA

Empezamos por la cremallera TIZIP del compartimento principal (y único). Es realmente impresionante. Parece la de un traje estanco de buzo profesional, de los que trabajan sumergidos en las gélidas aguas del Ártico. Va de una punta a otra de la mochila, en el lado interno, junto a nuestra espalda –pero sin tocarla–, siguiendo la línea de nuestra columna vertebral.

Como todas estas cremalleras selladas que logran la estanqueidad, tanto para abrirla como para cerrarla es necesario tirar con cierta fuerza. El tirador es resistente y ergonómico, por si hay que usarlo con guantes, frío, humedad o todo ello junto.

· NIVEL MÁXIMO DE IMPERMEABILIDAD

El tupido tejido de nylon –eso sí, libre de PVC– recibe el grado de protección IP67. Según esta norma internacional, el 6 significa que el polvo no lo puede atravesar bajo ninguna circunstancia. El 7, que garantiza la impermeabilidad incluso sumergido a 1 metro de profundidad durante 30 minutos, lo que equivaldría a soportar una columna de agua de 100.000 mm (sí, cien mil, con 5 ceros).

· SISTEMA DE TALLAS Y AJUSTE

Los tirantes de la espalda, al igual que el cinturón y el anatómico esqueleto de la mochila, que mantiene la cremallera lo suficientemente separada de nuestra espalda, están acolchados con un acabado de rejilla tipo mesh para una mejor ventilación y confort.

El ajuste es personalizable desde la talla S (43 cm) a la XL (58'5 cm) mediante un ingenioso sistema de cintas, cinchas y varillas que hacen de guía. Estas varillas por las que se deslizan los tirantes son realmente minimalistas, pero logran, al mismo tiempo, la importante función de dar consistencia y rigidez a la mochila.

Para personas con torsos más cortos, el modelo Ortlieb Atrack ST–disponible en 25 o 34 litros– abarca desde la talla XS (38 cm) a la M (48 cm).

LA ATRACK ES UNA MOCHILA TOTALMENTE ANATÓMICA PENSADA PARA CAMINAR DURANTE HORAS CON LA ESPALDA PROTEGIDA. SÓLO AL ACCEDER A SU INTERIOR, APARECE EL GEN DE LA BOLSA DE VIAJE.

Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35

POR FUERA...

En el exterior, hay 5 cinchas –1 longitudinal y 4 transversales– para compactar la mochila una vez la hemos llenado. De esta manera, nada se mueve en su interior si han quedado huecos.

Antes de abrir la cremallera, es necesario aflojar la cincha longitudinal. Si queremos llenar la mochila, es importante soltarlas todas para aprovechar su capacidad al máximo.

Junto a las cintas transversales, hay diversos ojales que sirven de anclaje para colocar otras cinchas o gomas, por si queremos llevar por fuera los bastones de trekking, una esterilla, etc.

En los laterales hay dos amplios bolsillos externos de rejilla elástica. Caben perfectamente las botellas de 1'5 litros de Nalgene, que no son precisamente estrechas. También podemos llevar una bolsa de hidratación en el interior de la mochila. Hay un ojal con doble tapón para pasar el tubo.

En el cinturón hay dos bolsillos pequeños con cremallera, de tejido de rejilla, para llevar los imprescindibles que necesitamos siempre a mano. Al igual que los botelleros, son las únicas partes de la mochila no impermeables.

Respecto al color "mustard", el tejido de nylon tira un poco a dorado dependiendo de la luz, pero la combinación con el negro y el turquesa de los acolchados y las cintas resulta muy atractiva.

POR DENTRO...

Al aflojar las cinchas de compresión y abrir la cremallera, la Atrack se convierte en una espaciosa bolsa de viaje. En su interior, además del compartimento principal, hay 4 bolsillos –2 a cada lado– de distintos tamaños, todos ellos con cremallera. Son muy accesibles y útiles para mantener nuestras pertenencias más pequeñas siempre ordenadas: cargadores, linterna, ropa interior, medicinas, mapas… También hay un enganche para colgar un llavero y una cincha central para comprimir la ropa y facilitar el cierre de la cremallera.

LOS AMPLIOS BOLSILLOS EXTERNOS DE LOS LATERALES SE PUEDEN UTILIZAR COMO BOTELLEROS O PARA COLOCAR PRENDAS QUE QUERAMOS TENER A MANO O AIREARLAS UN RATO.

Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35

SOBRE EL TERRENO

La primera salida que hicimos con la Ortieb Atrack 35 fue un trekking overnight de dos días en modo de autosuficiencia por la Sierra de Guara, a finales de primavera. La idea era combinar senderismo con algunos tramos anfibios, pero finalmente el nivel del agua en el sector del Mascún sólo requirió remangarse un poco los pantalones.

La mochila la estrenó Amelia. Le pareció cómoda desde el primero momento. Se adapta perfectamente a la forma del cuerpo sin dejar de ser lo suficientemente rígida como para que tras horas de marcha nuestra espalda permanezca intacta. Además, el modelo de 35 litros es lo suficientemente amplio como para llevar todo lo necesario en una actividad de este tipo.

Durante la marcha, lo primero que notamos es que con la Atrack no le puedes pedir a tu compañero de ruta que te saque el mapa, el cortavientos o los cacahuetes que normalmente llevas en el típico bolsillo de la parte superior de la mochila. Con este modelo, hay que parar, dejar la mochila en posición horizontal y soltar la cincha para poder abrir la cremallera.

Por supuesto, también tiene sus ventajas: al abrir la mochila, tienes acceso a todo el contenido de un solo vistazo, cosa que no ocurre con una mochila tradicional, en la que para coger algo del fondo hay que sacar todo lo que está encima.

Aunque no estaba previsto, durante la noche, llovió. La Atrack se quedó fuera de la tienda y no nos preocupó lo más mínimo. A la mañana siguiente, todo el contenido de la mochila estaba seco.

El resto del verano, hemos utilizado la Atrack como equipaje convencional en viajes de pocos días. El tamaño, la impermeabilidad, la resistencia del tejido y la forma de bolsa la hacen realmente práctica para moverse de un lugar a otro.

AL ABRIR LA MOCHILA, TIENES ACCESO A TODO EL CONTENIDO DE UN SOLO VISTAZO. CON UNA MOCHILA TRADICIONAL, PARA COGER ALGO DEL FONDO HAY QUE SACAR TODO LO QUE ESTÁ ENCIMA.

Test de la mochila Ortlieb Atrack 35
Test de la mochila Ortlieb Atrack 35

¿MOCHILA O BOLSA DE VIAJE?

Simplificar la descripción de la Atrack hasta presentarla como un simple híbrido entre mochila y bolsa de viaje puede dar una idea equivocada de lo que es realmente.

Nada más probarla, uno se da cuenta de que la Atrack no es un petate, una maleta flexible o un saco estanco al que le han añadido tirantes para que te lo cuelgues como una mochila. No. La Atrack es una mochila anatómica pensada para caminar durante horas por todo tipo de terrenos con la espalda protegida. Sólo al acceder a su interior, aparece el gen de la bolsa de viaje. Es decir, si le pudiésemos hacer un análisis de ADN, la Atrack sería 90% mochila, 10% bolsa de viaje.

PROS & CONTRAS

· Entre las claras ventajas, la primera es sin duda alguna la impermeabilidad –que en este caso podría ser estanqueidad– del compartimento principal. Esta cualidad hace las mochilas Atrack muy recomendables para viajar en zonas con climas húmedos, ya sean fríos o cálidos, o donde llueve habitualmente.

· En el otro lado de la balanza, nos encontramos con un peso un poco elevado: el modelo de 35 litros pesa 1.470 gramos. Hay mochilas con 20 litros más de capacidad que pesan 100 gramos menos. Eso sí, no son impermeables. De hecho, ni tan siquiera traen funda de lluvia, cosa que nos ahorraremos cargar con la Atrack. Sin olvidar que una funda de lluvia jamás dará la protección que ofrece la Atrack.

· Es una mochila muy cómoda a la hora de hacer y deshacer el equipaje. El sistema de apertura en horizontal ayuda a encontrar lo que necesitamos en cada momento sin tener que sacar otras cosas. Siempre tienes todo el contenido organizado y a la vista, de manera que no es necesario vaciarla y llenarla cada vez que llegas o te vas de un albergue, hostal, etc.

· Aunque se mueve perfectamente por la montaña, la Atrack es también una mochila de viaje apropiada para zonas urbanas. La cremallera por la parte interna dificulta las intenciones de los carteristas que buscan su oportunidad en autobuses, trenes metropolitanos o grandes masificaciones.

· El modelo de 35 litros tiene el volumen perfecto para ser admitido como equipaje de mano y no tener que facturarla en el avión.

· El nombre de Ortlieb, el MADE IN GERMANY y la garantía de 5 años ante cualquier posible defecto de fabricación también ayudan a decantar la balanza.

LA ATRACK NO ES EL TÍPICO PETATE IMPERMEABLE AL QUE LE HAN PUESTO UNOS TIRANTES. ES UNA MOCHILA TÉCNICA QUE RESULTA MUY CÓMODA, TANTO PARA CAMINAR CON ELLA POR LA MONTAÑA COMO PARA UN USO MÁS BACKPACKER.

Test de la mochila Ortlieb Atrack 35

ANÁLISIS Y CONCLUSIONES

√ La mochila Ortlieb Atrack 35 nos parece idónea para viajes en los que nos planteamos alternar actividades. Vacaciones que combinan días de turismo por ciudad con excursiones a pie, actividades acuáticas, trayectos en transporte público… Nuestro equipo se mantendrá seco aunque tenga que viajar en el techo de un autobús, la cubierta de un barco o en la parte trasera de una camioneta.

Para fijar los bastones de trekking, la esterilla, los esquís, el skateboard o el casco de bici o escalada, Ortlieb comercializa unos anclajes específicos. Si no queremos comprar los oficiales, es muy fácil improvisar los nuestros propios con cinchas, cordones elásticos y tankas aprovechando los ojales que trae de serie la mochila.

√ La Atrack requiere algunos cambios de hábitos. Las mochilas clásicas se apoyan en el suelo de forma vertical. Si está sucio –hay barro, por ejemplo– y no quieres que se manche demasiado, la puedes apoyar sobre tus pies. Con la Atrack, esto es más difícil porque para abrir la cremallera hay que apoyar la mochila en horizontal, como una bolsa de viaje. Además, si la apoyas en vertical durante los descansos, el extremo inferior de la cremallera toca el suelo, algo que a la larga puede ocasionar desgaste. Creemos que es preferible cambiar el chip cuanto antes y apoyarla, siempre que sea posible, en horizontal, especialmente en suelos abrasivos.

SU TERRENO IDEAL

√ Creemos que la Atrack es perfecta si estamos planeando un trekking por Islandia–como el de Landmannalaughar, por ejemplo–, aunque para una travesía de más de 2 o 3 días nos decantaríamos por la versión de 45 litros.

√ Su estanqueidad, resistencia a la abrasión y diseño compacto la pueden convertir en una excelente aliada en salidas de packraft, canoa o kayak abierto.

√ Para bikepacking, Ortlieb ha creado un modelo específico: el Atrack BP, que sólo se fabrica en el tamaño de 25 litros. Las medidas y forma son idénticas a las de la Atrack 25. La gran diferencia es que, para una mayor libertad de movimientos sobre la bicicleta, no tiene ni los bolsillos ni los acolchados laterales del cinturón, lo que la hace 110 gramos más ligera.

FICHA

Marca: Ortlieb.
Modelo: Attrack 35.
Capacidad: 35 litros (también hay modelos de 25 y 45 litros).
Tallas: Se adapta fácilmente desde la S a la XL. El modelo Atrack ST, para torsos más cortos, comprende desde la XS a la M.
Color: Disponible en negro, rojo y mostaza.
Peso: 1.470 gramos.
País de fabricación: Alemania.
PVP recomendado: 190 euros.
Más información: www.vicsports.es

Si te ha gustado, compártelo :-) Participa, nos interesa tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.