Guipúzcoa a toda costa

Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia

TREKKING I 36 km I 1.700 m+

De Donostia a Hondarribia

GUIPÚZCOA A TODA COSTA

CAMINAR SOBRE MURALLAS DE ROCA QUE CAEN A PLOMO EN EL RUGIENTE MAR, DESCUBRIENDO CALAS DESIERTAS, VIEJOS FAROS Y ATALAYAS NATURALES QUE HACE SIGLOS SE USABAN PARA AVISTAR BALLENAS. EN EL EXTREMO ORIENTAL DEL LITORAL CANTÁBRICO, ENTRE DONOSTIA Y HONDARRIBIA, EL TRAMO MÁS SALVAJE, VIRGEN Y SOLITARIO DE LA COSTA VASCA ES UNA TENTACIÓN INELUDIBLE PARA PASAR DOS DÍAS CAMINANDO AL SON DEL MAR.

Texto y fotos: Sergio Fernández Tolosa & Amelia Herrero Becker

Nuestra aventura por la Costa Vasca arranca en la playa de Zurriola, en pleno centro de San Sebastián, donde hemos quedado con el escritor y periodista –y admirado amigo– Ander Izagirre, que se ha ofrecido a acompañarnos durante unas horas y guiarnos a través de algunas joyas con forma de sendero que recorren el monte Ulía. Nosotros aceptamos encantados con la condición de que aderece el paseo con su nutrido repertorio de historias curiosas e hilarantes elucubraciones. Subiendo por la calle Zemoria, que sirve para abandonar la ciudad y acceder al monte, nos regala la primera perla: "Aquí acaba el mundo civilizado. A partir de esa esquina, empieza el mundo salvaje, en el que la gente, al cruzarse con un desconocido, le lanza un saludo".

EMPEZÓ EN 1986, A GOLPE DE AZADÓN Y SIN PEDIR PERMISO A NADIE, AL VER QUE LOS CAMINOS EN LOS QUE HABÍA JUGADO DE NIÑO HABÍAN SIDO DEVORADOS POR LA MALEZA Y EL TIEMPO.

RECORRIDO

36 km

Itinerario lineal entre Donostia y Hondarribia, caminando siempre lo más cerca posible del mar Cantábrico para bordear los montes Ulía y Jaizkibel, disfrutando de un itinerario muy panorámico, solitario y salvaje.

DESNIVEL

1.700 m+

Aunque se desarrolla a orillas del mar, la ascensión acumulada de esta travesía es contundente, sobre todo en la primera mitad del recorrido, en que los desniveles son continuos y de fuertes pendientes.

DIFICULTAD

4/5

A los constantes cambios de ritmo y algunas sendas poco definidas se suman numerosos tramos agrestes y algún paso de cuerdas o cadenas que permiten salvar pequeños pero resbaladizos destrepes.

ATRACTIVOS

☆ ☆ ☆

Los primitivos senderos del litoral, los verticales acantilados, la permanente compañía del mar, los barrios marineros de San Pedro y Donibane, las caprichosas formas de arenisca moldeada por los elementos...

Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia

MONTE ULÍA, POR LOS CAMINOS DE JOSETXO

Tras apenas unos minutos, nos encontramos en plena naturaleza, andando entre abedules, castaños y helechos, por un estrecho sendero que se abre paso a través del bosque y que nos guía de un panorámico mirador natural a otro.

Mientras luchamos por mantener el cerebro irrigado, Ander, que no lleva mochila ni pierde resuello, nos habla de Josetxo Mayor, el donostiarra que dedicó más de dos décadas a recuperar y mantener los senderos por los que estamos viajando. Lo hizo de forma voluntaria y a golpe de azadón, sin pedir permiso a nadie. Empezó en 1986, después de sufrir un ataque de pena al ver que los caminos en los que había jugado de niño por la ladera del monte Ulía habían sido devorados por la maleza y el tiempo.

ALVEOLOS DE ARENISCA

El sendero discurre fiel a la costa, donde nos aguardan verticales acantilados de pizarra, como el de Punta Txori Zulueta, que parece un tobogán de la era de los dinosaurios. Poco más allá nuestras retinas se distraen con las vistosas formaciones de arenisca que asoman en la ensenada de Illurgita, mientras con el oído intentamos seguir el curso de los arroyos que se abren paso entre las rocas y saltan en cascadas al mar.

Al acercarnos al Faro de la Plata, ya es hora de que Ander regrese junto a sus cuadernos de notas y su prolífico teclado. Antes de darse media vuelta y volver por otro camino más directo, nos entrega un detallado croquis, con dibujitos y todo, que describe con sumo cariño el tramo de litoral que aún tenemos por delante. También nos entrega un ejemplar de su libro Trekking de la Costa Vasca que nos adorna con una dulce dedicatoria: "Amelia y Sergio, compañeros de caminatas, qué contento estoy de pasear con vosotros, ¡que nos veamos en más caminos!".

Gracias, Ander, así no hay quien se pierda.

CON EL OÍDO INTENTAMOS SEGUIR EL CURSO DE LOS ARROYOS QUE SE ABREN PASO ENTRE LAS ROCAS Y SALTAN EN CASCADAS AL MAR.

Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia

PUERTO BALLENERO

Después de tres horas de marcha desde que salimos de Donostia, entramos en el puerto de Pasai San Pedro, donde topamos, casualmente, con el museo-astillero Albaola, en el que están construyendo un ballenero del siglo XVI utilizando las mismas técnicas, materiales y herramientas de la época en que los balleneros vascos faenaban en aguas de Red Bay, en la costa atlántica de Canadá.

Esta vez no tenemos tiempo para la visita, así que aprovechamos para descansar sin parar, pues pisamos terreno llano por primera vez en mucho rato, y embarcar en una pequeña motora que cruza la bahía y nos deja en el barrio de San Juan. En la otra orilla nos espera el semáforo de Talaia, el panorámico cresterío de Punta Artxina y las que serán las cuestas más empinadas de toda la excursión.

ENTRE FAROS POR JAIZKIBEL

Pasamos el resto de la tarde bordeando los primeros contrafuertes de Jaizkibel, encajando los silenciosos zurriagazos de un subibaja inmisericorde, por el que dicen que es "el sector más salvaje de la Costa Vasca".

En algunos tramos, el sendero juega a las adivinanzas, cruzando en diagonal prados escorados, cubiertos de hierba alta, húmeda y resbaladiza. Entre resoplidos, atrás van quedando Punta Platantxulo, Punta Galea, Punta Ainarotz...

A última hora, con las nubes amenazando lluvia, alcanzamos una enorme laja de roca que desagua en un antiguo secadero de algas. Una caseta de madera de pescadores con la puerta abierta y un porche con vistas al mar nos parecen el lugar ideal para vivaquear. Si llueve, nos podremos guarecer en el interior.

EN LA OTRA ORILLA NOS ESPERA EL BARRIO DE SAN JUAN, EL SEMÁFORO DE TALAIA, EL PANORÁMICO CRESTERÍO DE PUNTA ARTXINA Y LAS CUESTAS MÁS EMPINADAS DE TODA LA EXCURSIÓN.

Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia

TAN CERCA, TAN REMOTO

A la mañana siguiente, el sol colorea hasta el último rincón del paisaje, que a falta de un Ander que nos las cuente, se calla sus historias mientras nos distrae con sus formas, melodías y pigmentaciones. Nos sentimos radiantes, silvestres, como Robinsones a un paso de la civilización.

Pese al esplendor del litoral, no podemos relajarnos ni un instante. El tortuoso sendero obliga a aplicarse: ahora sube por una roca, ahora baja por un cortado, ahora cruza una enorme brecha inundada por el oleaje y hay que dar un rodeo...

Después de caminar toda la mañana, avistamos el faro del Cabo Higuer, que señala la entrada a la bahía de Hondarribia. Atrás ha quedado una etapa intensa, remota y fabulosa, de las que dejan huella.

La próxima vez cargaremos comida para un día más, y así poder perder más tiempo entre sus farallones, hondonadas y calas desiertas. Este tramo de costa sorprende por su fiereza, a pesar de estar tan cerca de grandes poblaciones. Para nosotros, ha sido una escapada breve, pero no volvemos a casa con las redes vacías.

LA PRÓXIMA VEZ CARGAREMOS COMIDA PARA UN DÍA MÁS, Y ASÍ PODER PERDER MÁS TIEMPO ENTRE SUS FARALLONES, HONDONADAS Y CALAS DESIERTAS.

Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
Costa Vasca Trekking Donostia Hondarribia
si te ha gustado, compártelo :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *